• Jorge Ignacio Domínguez

Los Futuros Partidos Políticos de Cuba: Entre la Ficción y las Ciencias Políticas

Actualizado: sep 28

Por: Jorge I. Domínguez


Capítulo 1: Introducción a la Serie de Ocho Artículos (1)


Las últimas elecciones multipartidistas y libremente competitivas se celebraron en Cuba en 1948. Los octogenarios y nonagenarios de hoy pueden recordarla, pero probablemente no con tanto entusiasmo como recuerden su primer paseo en un Ford Modelo – T. En consecuencia, el título de este artículo, que se aplica a toda la serie de ocho artículos: si bien es un ejercicio en ciencias políticas, es también un ejercicio de ficción, porque nadie sabe bien cómo o cuándo este momento conceptual – la existencia futura, legal y real en Cuba, de partidos políticos, en plural – podría ser alcanzado. Lo que no ha ocurrido será evidente cuando el antiguo régimen político haya cambiado lo suficiente, o haya sido reemplazado, para así permitir nuevamente una política multipartidista y elecciones libremente competitivas. Ningún cubano vivo en ese momento probablemente recuerde las elecciones prerrevolucionarias.


Los regímenes comunistas en Europa c. 1990 colapsaron sin mucha anticipación académica. Existe una vasta retrospectiva académica acerca de cómo tuvo lugar la transición del régimen político, más hubo pocos estudios persuasivos y anticipados al hecho. En Asia Oriental, aparte de Corea del Norte, los regímenes comunistas restantes han promulgado cambios para la consecución de una economía de mercado en orden a evitar transformaciones significativas desde el punto de vista político, pero al hacerlo así proporcionan poca orientación comparativa para determinar un futuro multipartidista imaginado para Cuba. La transición hacia una economía que no sea centralmente planificada en Cuba se encuentra, en el mejor de los casos, en sus primeras etapas y las tasas de crecimiento económico han permanecido anémicas desde la crisis económica mundial de 2008-2009, que disminuyó el apoyo de Venezuela a la economía cubana.


El imaginario más intrigante, que pudo anticiparse, de un sistema multipartidista hasta entonces inexistente fue el esfuerzo realizado por Juan Linz (1967, 264-275), una década antes de la muerte de Francisco Franco, para caracterizar el futuro posible de un sistema multipartidista en España. Linz, figura destacada del estudio académico de la política comparada durante la segunda mitad del siglo veinte, concluyó que el sistema político post autoritario de España quedaría en manos de dos partidos desproporcionadamente muy grandes: los Comunistas y los Demócratas Cristianos. Sin embargo, los Comunistas y los Demócratas Cristianos resultarían ser actores políticos menores en la España post-Franco. A pesar de eso, el esfuerzo de Linz sigue siendo valioso porque formuló las preguntas acertadas al inducir a los académicos a:


· Observar los clivajes políticos construidos sobre los clivajes sociales;

· Considerar cambios sociales que pueden dar lugar a inferencias sobre el pasado;

· Mirar a los partidos políticos del último periodo pre autoritario;

· Tomar en cuenta la posible ley electoral; y

· Comparar con los casos “más similares” (en el caso de Linz, Italia).


En este análisis, espero mostrar que Cuba no ha tenido experiencia politizando clivajes sociales para construir o mantener partidos políticos. Antes de la revolución, las diferencias raciales y de clases sociales afectaron la formación y el desarrollo partidista solo de manera limitada. Es poco probable que las mismas fuesen usadas para construir nuevos partidos en el futuro. Las posibilidades de construir partidos sobre regionalismos o sobre la religión son incluso peores. Además, desde entonces los cambios sociales se han mostrado insuficientes para el logro de una conversión exitosa de los clivajes sociales en clivajes políticos y han diezmado las posibilidades del resurgimiento de cualquiera de los partidos antiguos, excepto los Comunistas. El único clivaje político salvable de antes de la revolución es la política de la intransigencia, aunque no es un buen augurio para la política democrática.


El legado institucional más duradero de antes de la revolución es el “partido de poder”, lo que el Partido Liberal era antes de 1959 y, después de la victoria revolucionaria, en lo que los Comunistas se convirtieron. Por “partido de poder” me refiero a un partido político sin el cual es muy difícil organizar y mantener una coalición efectiva para gobernar. Tal partido no necesita ganar la mayoría de los votos, pero es uno sin el cual ningún gobierno durará mucho en el poder. En el futuro, mucho dependerá de la evolución interna del Partido Comunista de Cuba (PCC), actual gobernante, y de las reglas y leyes que pueden construir durante o después del momento de cambio. (2)


Ofrezco un análisis de estos temas en una serie de ocho artículos consecutivos, de la que éste es el primero, mediante un ejercicio de imaginación enraizado en la historia moderna de Cuba, para intentar caracterizar cuáles podrían ser las bases para nuevos partidos que podrían surgir del régimen autoritario cubano.


Bibliografía

Linz, J. (1967). “The Party System of Spain: Past and Future”. En S. Lipset y S. Rokkan (eds.). Party Systems and Voter Alignments: Cross National Perspectives (p. 197-282). New York: The Free Press.

Domínguez, J.I. (2006). Cuba hoy: analizando su pasado, imaginando su futuro. Madrid: Editorial Colibrí.

Piñeiro Harnecker, C. (2013). “Cuba’s New Socialism: Different Visions Shaping Current Changes”. Latin American Perspectives 40 (May), 107-126. doi:10.1177/0094582X13476006


(1) Se publicó anteriormente en inglés como un capítulo en, Challenges of Party-Building in Latin America, ed. Steve Levitsky, James Loxton, Brandon Van Dyck, y Jorge I. Domínguez (New York: Cambridge University Press, 2016). doi:10.1017/CBO9781316550564. Cambridge University Press autorizó su traducción al español, realizada por Alejandra Suárez, así como su publicación en la Revista Foro Cubano 1:1 (julio-diciembre 2020): 97-110, https://revistas.usergioarboleda.edu.co/index.php/forocubano/issue/view/rfc/N%C3%BAmero%20Completo. La Revista Foro Cubano ha autorizado la serialización de ese artículo por parte de Cuba Próxima.

(2) Hay una amplia literatura académica publicada fuera de la isla que imagina una Cuba inexistente. He aportado en parte a ella (Domínguez, 2006). Sin embargo, hay pocas obras en ciencias políticas publicadas por académicos cubanos que viven y trabajan en Cuba sobre las circunstancias futuras del país. Existe una, sobre la economía política del futuro de la propiedad y las perspectivas para las cooperativas, que es de Piñeiro Harnecker (2013).

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo