• Lennier López

En busca de un espacio para la democracia


Nube con las 50 palabras, de al menos 3 letras, más frecuentes en el texto “Pensando en el Futuro, Actuando en el Presente”

“Verdad y justicia en la medida de lo posible”

Patricio Aylwin


La importancia del documento “Pensando en el Futuro, Actuando en el Presente” radica en que, como indica su título, ofrece una visión de futuro plural a la vez que establece una hoja de ruta para alcanzarlo. La ruta enmarcada en este sentido no es un mero ejercicio intelectual, sino que intenta establecer una vía posible a través de la cual el conjunto de los actores democráticos de la nación pueda crear espacios de encuentro. Esto es, el primer paso que ofrece este texto es institucionalizar un espacio para la democracia. Para ello, la “Agenda de Concertación” no intenta decirlo todo ni establecer cotos a la pluralidad de ideas, sino que establece ideas en torno a unos posibles mínimos comunes que le permitan a los cubanos avanzar unidos desde nuestra pluralidad.


Esta especie de hoja de ruta no pretende tampoco adivinar el futuro, sino que intenta pensarlo y decir qué debemos y podemos hacer para alcanzarlo. Entonces, la propuesta es ética y pragmática. El texto habla de justicia y Derechos Humanos, pero también de instituciones y ley. En ese sentido, la propuesta es un ejercicio profundamente político. Y entiende la política no desde el idealismo puro, pero tampoco desde el realismo más absoluto que termina por dar la espalda a la ética. Aquí no hablan Platón o Maquiavelo, aunque se les pueda escuchar en algún que otro sitio. Aquí hablan -sin pretender sonar rimbombante- Tullius Cicero, Rousseau, Locke, J.S. Mill y Mary Wollstonencraft; también Varela, Saco y Martí. Pero, sobre todo, aquí pueden hablar las generaciones de cubanos vivos. Desde José Daniel Ferrer a Anamely Ramos, desde Rosa María Payá a Julio César Guanche, desde Manuel Milanés a Mauricio de Miranda. Y también diferentes sectores de la sociedad civil: periodistas, artistas, intelectuales, obreros, activistas, científicos, etc.


Cuba Próxima propone marcos con normas y objetivos generales que regulen el proceso de transición que cuenta -aunque no aparezcan de forma explícita- con al menos tres momentos: pretransición, transición, y consolidación democrática. No es aventurado decir que nos encontramos ya en ese primer momento. Sin embargo, resulta alarmante -aunque en ningún caso sorpresivo- palpar la profunda atomización de la sociedad civil cubana y la oposición política. Genera similar desasosiego encontrarnos con un Estado sordo y una elite decadente y sin voluntad política para deshacer el régimen actual. No obstante, hay que intentar hacer lo que se pueda, y de la mejor manera posible. En eso creo que consiste el pragmatismo ético que subyace en la hoja de ruta que propone Cuba Próxima.


Nuestra transición deberá buscar justicia y verdad; y las encontrará en la medida de lo posible, parafraseando al primer presidente después del retorno de la democracia en Chile, Patricio Aylwin. Cuba Próxima señala un camino, uno que puede ser compartido por la gran mayoría de los cubanos, pero en ningún caso el único. Es por ello por lo que, sobre todo, lo que busca Cuba Próxima es precisamente generar un espacio de discusión para la democracia. Uno donde podamos hablar entre distintos.




Descargar PDF documento “Pensando en el Futuro, Actuando en el Presente”

“Pensando en el Futuro, Actuando en el Presente”
.pdf
Download PDF • 392KB

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo