• Cuba Próxima

10 medidas para una la libertad sindical que asegure los DDHH


Imagen © Red

El bienestar social e individual, en el disfrute de los Derechos Humanos, depende de un conjunto de pilares sociales y políticos. Entre estos destacan un modelo económico eficaz y un ámbito laborar que sea clave de la cuestión social.


Por ello, nada debe distraer del esfuerzo para garantizar el universo de derechos vinculados a los asuntos del trabajo; lo cual exige el protagonismo de los trabajadores, que deben hacerlo organizados en sindicatos capaces de orientar al Estado sobre las necesidades y solicitudes de estos -no debemos permitir que ocurra a la inversa.


Para avanzar hacia ese necesario sindicalismo, Cuba Próxima propone las siguientes 10 medidas:


1- Refrendar la libertad sindical.


2- Fomentar una visión sindical que procure beneficios para los trabajadores, sin quebrantar el bienestar legítimo de otros o de la sociedad toda; y a la vez no permita, a toda costa, que se afecten los trabajadores como resultado de la impunidad que puedan disfrutar intereses espurios de otros, de empresarios, de poderes.


3- Renovar democráticamente el liderazgo, la organización y el funcionamiento de los sindicatos, y consensuar una visión de la “unidad sindical” asentada en la libertad de los trabajadores y de sus organizaciones sindicales.


4- Eliminar la discriminación que privilegia la mano de obra extranjera frente a la nacional en lo relativo a salarios, acceso a puestos de dirección y gestión.


5- Reconocer el derecho a huelga y acordar los procedimientos debidos para realizarlas.


6- Establecer mecanismos tripartitos (trabajadores, empresarios y Estado) de negociación de conflictos laborales.


7- Instaurar un desempeño público riguroso en torno a la inspección del ámbito laboral, el que participe los sindicatos.


8- Constituir un sólido sistema de justicia laboral, que incorpore una participación efectiva de las organizaciones sindicales.


9- Instituir un Comisión Trisectorial -integrada por representantes de los sindicatos y las asociaciones de profesionales y oficios, de los empresarios, y del gobierno- que periódicamente considere las condiciones para el desarrollo socioeconómico y a partir de ello refrende un Acuerdo-Marco temporal sobre el proceso económico-laboral.


10- Cumplir, y suscribir cuando fuera necesario, los acuerdos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y aprobar un justo Código del Trabajo.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo